sábado, 30 de enero de 2010

Recuerdos

He intentado no extrañarte, porque pensé que así era mejor. Creo que estaba equivocada.

Extraño pasar a tu lado y sentir tu aroma. Que tan solo con rozarme hicieras que me sonrojara. Tenías un gran poder sobre mi, me alegra que nunca lo descubrieras, al igual que me alegra que no leerás esto.

A veces recuerdo como hacía que dejaras tus clases, esas que te importaban tanto pero no más que yo. Que en el momento menos esperado leía un "hola" en mi teléfono, imaginando tu cara que me sonreía. Como mi cabeza se ajustaba tan bien a tu cuello, hasta parecía que para eso estaba hecho.

Borré todo rastro de tu persona en mi vida, lástimosamente no puedo borrar los recuerdos, esos que de vez en cuando hacen que ruede una lágrima por mi mejilla y a la vez recuerdo como las secabas con tu mano y me decías que me veía linda hasta cuando lloraba, entonces me hacías sonreír y golpearte. Esa era mi forma de decir cuan importante eras para mí.

A veces escucho a alguien decir esa palabra, esa palabra que me fascinaba, con la que me encantaste. Y recordar lo extraño que te parecía que tu peor defecto fuera lo que más me gustase.

No tienes ni idea de lo complicada que me volviste al irte. Gran parte de mi forma de ser ahora, te la debo a ti. Aprendí que no es tan divertido cuando el juego se vuelve en tu contra. No es que no sepa lo que quiero, el problema es que no quiero pasar de nuevo por esto.

Nunca podría odiarte, te quise mucho y me gustaría creer que fue recíproco. Por eso me alegra que seas feliz. Pero cuál es el objetivo de aparecer de nuevo, no le hagas esto a él, no creo que lo merezca y yo tampoco.

Recuerdo perfectamente el día que nos conocimos, es como si hubiese sido ayer. Hasta recuerdo nuestra conversación y las que vinieron después. Podía hablar de todo contigo, excepto de música, siempre pensé que tus gustos eran raros entonces tu decías "sí, mis gustos son raros" y yo debía callar porque tu mirada me lo decía todo.

Y pensar que recuerdo tan bien todas esas cosas que ocurrieron hace más de un año, un año difícil, no porque no estuvieses aunque tu presencia habría ayudado, pero lo superé. Tal y como te superé a ti.

Aún me pregunto por qué nunca soñé contigo, ya que tengo la hipótesis que solamente sueño a personas importantes, y considero que lo fuiste aunque al parecer no lograste engañar a mi subconsciente.

Al fin lograron hacerme entender que omitir es engañarme a mi misma. Así que por eso me desahogo y algo en mi pecho se siente bien.

Tengo la misma duda "y si es él?".

4 comentarios:

Peyote dijo...

Esa persona te afercto mucho y aunque lo hayas borrado el recuerdo queda, si lo quieres perder, sólo tienes que encontrar alguien que reemplace ese recuerdo. Crear nuevos.

Dargdric dijo...

Tú no eres cobarde, me retracto. Poder esclarecerse en las cosas que duelen, sea donde sea, sea como sea y sea con quien sea es de personas de valor. Mucho valor. Lo único que puedo decir es: brillante =J


*Un clavo saca a otro Peyote xD? Eso siempre parece funcionar, pero hay que tener cuidado, la mente es complicada, sobre todo la propia, mejor pensar en calma y decidir en frío.

Sam dijo...

Peyote: Si los consejos que me das xD
No te preocupes, estoy bien, lo que pasa es que algunas personas son difíciles de olvidar.

Darg: =)

Lamia dijo...

Me gusta ese post -
te quedo bien sincero.

Bueno yo sigo suprimiendo mis recuerdos -
aunque de vez en cuando los malditos me ganen y no pueda contra ellos.

Talvez al final lo que empiezas a hacer de no suprimirlo sea mejor y termine siendo mas facil.


Saludos!