viernes, 4 de diciembre de 2009

Dos por uno

Estuve buscando este post bastante tiempo, me acordaba de él, pero no de quién lo había escrito. Hasta que al fin lo encontré. El caso es que me pasó lo mismo, bueno quitando la parte de las camisetas mojadas porque ya no estamos en invierno.

Por fin algo que agradecer a mis hormonas porque lo que siempre hacen es alterar mi sistema nervioso y además los malditos cambios de humor, no saben lo que daría por no tenerlos, me hacen parecer medio loca (por no decir completa). Para muestra un botón: en estos momentos estoy muy bien, feliz de hecho, pero mi entrada en el LJ de hace cerca de dos horas no los dejaría pensar lo mismo.

Regresando a la primer idea, ahora si lleno bien las blusas, lastimosamente es temporal. Creo que eso no se los había comentado, la delantera no es mi atributo más desarrollado. Por lo general los pendejos que hablan de mí suelen decir eso, que "soy plana", según ellos a mí me importa. No me molestaría que fueran un poco más grandes, pero me gustan tal y como están... total son míos.

Pasando a otro tema. Ando triste, quizás molesta, porque en estos momentos no debería estar escribiento esto sino arreglándome para el concierto de Arjona. Pero no, mi papá no quiso darme el dinero y como decidí que era una genial idea dejar de trabajar, pues no tengo ni para la entrada más barata *snif*. Con lo emocionada que estaba, además debo soportar los comentarios de mi papá tipo "ahorita estubieras cantando" y más idioteces así, por eso prefiero no pensar en ello porque me enojaré y sinceramente no quiero eso. Estoy cansada de cambiar de humor con tanta frecuencia.

2 comentarios:

Peyote dijo...

Bueno, yo que te he medio visto en fotos te puedo decir que no estas plana xD.
Ya el siguiente año empiezo a trabajar, hasta ahora llevo gastadas 2 quincenas, jajajaja.

MoKa Mola dijo...

Bueno... así hay días que parecen que los padres no tuvieron hijos para querelos si no para divertirse con ellos (o a costa de ellos)... Pero bueno, tu tranquila que ya tendrás dinero y trabajo para mil y un conciertos más.

Mientras respira hondo y distraete con alguna otra cosa.

Un beso.